Querido diario:
Quiero evitar el dolor.Quiero evitar sentirme fracasada pero es imposible.Sigo cosechando los mismos frutos podridos,en la misma tierra que me vio nacer.La misma sangre derramada hoy se vuelve una catarata de vino malbec en una fuente vieja.
Quiero pedir disculpas por los malos tragos.Amargos.Vino ácido.Sangre impura.
Mal concebida.
Mal nacida.
That´s all folks? me pregunto entre lágrimas…
pero creo que hay mucho más por descubrir en esa caja de recuerdos absurdos.Nunca tuve el coraje de limpiarla.
Quiero creer que soy cobarde,que no estoy enferma de dolor.Que tan solo es una etapa,pero ya ha pasado demaciado tiempo.
Más de dos décadas reclamando felicidad,más de dos décadas reviviendo rencores.
Más de dos décadas suplicando perdón a un espejismo de razones.

….escucho gritos…
-¡No de nuevo! (grita mi mente)
-Quiero escapar de mí.
-Te llenan la cabeza (escucho a lo lejos)
hipocresía barata,indulgencia a aquel que no logra ver como muero por dentro.
12 años de demonios….
La sangre se está escurriendo….
Son mis muñecas las primeras en responder a la súplica.
-QUíTAME EL DOLOR!-
Mis dedos se tiñen del color de un vino de 200 años…
Dulce melancolía,envuelven mis nudillos…
La plata de mi anillo se convierte en un rojizo obstáculo para alcanzar mis uñas.
No obstante,el vino atravesó ya mi ropa,
el piso se transforma.Se convierte en un nuevo sendero.
Un nuevo horizonte,allá a lo lejos una luz de resignación.
Siento el dolor,me angustia el no poder parar.
Creo que lograré el record final.
Lograré escapar,pero aún falta.
-Un poco más!
-Quiebra
-Anímate.
Ese es el demonio viejo,Esa etiqueta en el vino que responde a los impulsos más vagos,más antiguos del hombre.
Ese es el demonio que quiere atormentarme.
Quiere deshacerme.
Desquebrajarme.
-Pero no.
Ahora me impongo.
Quito con mis manos lo que queda del vino.
Me repongo.
Intento reincorporarme a la realidad…
Creo que hoy pude parar.
Hoy el Malbec estaba agrio.
Mala cosecha.
Y una voz a lo lejos me dice:
– Ese vino que sale de tus venas es el mismo que te llevará a tu condena.

Demonio,no pararé hasta lograr que nunca salgas de mi cuerpo.Quédate encerrado entre mis arterias y las venas harán de tu basura una cosecha perfecta.

PD: El discípulo del demonio  gritó:
-¡Hay que comer postre de cianuro!

Y la niña solo suspiró.

Porque en el fondo,los momentos solo son momentos,todo se puede mejorar.Siempre hay alternativas.Una batalla vencida es la experiencia para una guerra futura ganada…

 

De una blogera de la Comunidad ASeFo: A.N.G.O.C.S

 

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest