La automutilación llamada también autolesión, autoagresión y autoabuso son formas de daño realizados por uno mismo en el cuerpo sin la intención de suicidarse. Es un acto compulsivo que puede llevarse a cabo para liberar un dolor emocional, enojo, ansiedad, sentimientos de rabia, ira, tristeza, soledad y rencor.

Es una forma no verbal de comunicación donde los sentimientos se transmiten visualmente a través del cuerpo. También se dice que la automutilación se utiliza para sentir poder sobre si mismo o bien para sentir control de algo en su vida

Los adolescentes, en su mayoría las mujeres, se autoagreden debido a que no les enseñaron a manejar sus emociones o bien les invalidaron la expresión de las mismas.

La única forma que encuentran de botar sus emociones es por medio de la autodestrucción, debido a que el hacerse daño les causa un alivio emocional.

La automutilación puede darse de varias maneras:

  • š Cortarse la piel con objetos filosos (lo más común)
  • š Quemarse la piel
  • š Autogolpearse
  • š Picarse con agujas
  • š Golpearse la cabeza
  • š Morderse la mano el dedo o el brazo
  • š Jalarse y arrancarse la piel o el cabello
  • š Arañarse
  • š Hacerse agujeros o tatuarse ellos mismos.

Los adolescentes que se automutilan tratan de mantener esto oculto, por lo que usan ropa que cubra su cuerpo o la parte lastimada, aunque no sea la apropiada para el clima.

Los jóvenes que se automutilan presentan ciertas características:

  • š Baja autoestima
  • š Niveles altos de tensión
  • š Depresión
  • š Poco control de impulsos
  • š Culpa y vergüenza por la conducta dañina
  • š Aumento de la agresión
  • š Sensibilidad al rechazo
  • š Niveles altos irritabilidad
  • š Enojo crónico

Es probable que éstas personas hayan sufrido algún tipo de abuso sexual, físico o emocional durante la niñez, violencia en el hogar, estrés post traumático.

De esta forma se recomienda:

  • š Admitir que se esta provocando un daño.
  • š Identificar sus sentimientos y expresarlos en lugar de actuar en consecuencia.
  • š Hablar del problema con sus padres.
  • š Pedir ayuda profesional.
  • š Aprender a amar su cuerpo.
  • š Aprender a distraerse de los sentimientos de autoagresión como: escribir en un diario, dibujar, hacer ejercicio, entre otros.

FUENTE: Centro de Orientación Universitaria por Licda. Ana Gladys Sánchez

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest