adolescente-visturiMÉXICO, DF.- En los últimos años cada vez más jóvenes llegan a pedir atención por haberse cortado, golpeado o rasguñado a sí mismos hasta sangrar, señalan psiquiatras de la Secretaría de Salud.

Generalmente estas conductas se asocian con depresión o ansiedad, entre otros trastornos que si no son atendidos pueden poner en riesgo su vida, advierte Josefa Cavazos, especialista de los Servicios de Salud Psiquiátrica de la Ssa.

“Es un comportamiento muy complejo. Algunos adolescentes se autolesionan sólo por presión social de los amigos, se cortan dos o tres veces y pasa, pero para otro grupo es una conducta repetitiva que los puede poner en riesgo de suicidio.

“Sobre todo si hay un padecimiento psiquiátrico subyacente, como depresión o ansiedad”, explica.

En el Hospital Psiquiátrico Infantil Dr. Juan N. Navarro, el aumento en la prevalencia de estas actitudes pasó del 0.4 al 5.7 por ciento en el País en seis años, señala Rosa Elena Ulloa, investigadora de dicho nosocomio.

Ese mayor registro de casos, coinciden las psiquiatras, no significa necesariamente que haya subido la incidencia, sino que más jóvenes acuden a pedir atención médica a diferencia de años pasados.

El hallazgo sirve para poner en alerta a los prestadores de servicios de salud mental para que en toda consulta pregunten a los pacientes si alguna vez se han autolesionado, y para que los padres y maestros estén al tanto de las conductas de sus hijos y alumnos, comenta Ulloa.

“En la adolescencia hay muchos, el cerebro está creciendo, se está adaptando y eso lo vuelve mucho más vulnerable a presentar depresión.

“También aumenta la vulnerabilidad para empezar a consumir sustancias, y estas dos enfermedades están ligadas a las autolesiones”, plantea la especialista.

Entre los motivos para lesionarse, los pacientes, con una edad promedio de 14 años, mencionaron su baja tolerancia a la frustración y al deseo de manipular en 42 por ciento de los casos.

Ello sobre todo después de discutir con los padres o con la pareja sentimental, se lee en el artículo “Autolesiones y Psicopatología en Adolescentes”, publicado en la Revista Salud Mental.

“Generalmente lo hacen cuando están muy tristes, se sienten solos, tienen sentimientos negativos acerca de uno mismo, para distraerse de una sensación de ansiedad muy importante. Muchas veces es mejor contender con el dolor que con la ansiedad”, explicó Cavazos.

El ambiente social en el que viven los adolescentes que se autolesionan no es determinante para adoptar esa actitud, aclara Ulloa, pues la mitad de casos también se presentan en familias funcionales o donde no hay violencia intrafamiliar.

Santos apunta que es difícil tener datos certeros del fenómeno.

“Es común que los que lo hacen lo mantengan en secreto por un tiempo, a veces prolongado”, dice.

De hecho, el análisis de Ulloa identificó que 43 por ciento de los adolescentes que se autolesionaban, lo habían hecho en promedio desde hacía 18 meses antes, cuatro o más veces por mes.

“Incluso cuando lo detectan en las escuelas no siempre es a tiempo y son conductas que difícilmente se hacen públicas.

“Los chicos se sienten mal porque tienen que liberar una emoción negativa y a veces papás y maestros no se dan cuenta”, comentó Ulloa.

Otra razón que dificulta el registro, según Santos, es la definición de autolesión que utilizan los investigadores y la medición que hacen, pues muchas veces este fenómeno se traslapa con el del intento suicida.

Detonantes

Las emociones con las que se relacionó la autolesión:

  • 31% tristeza e irritabilidad
  • 19% ansiedad
  • 5% alucinaciones auditivas imperativas
  • 2% por imitación
  • 1% por el deseo de pertenecer a un grupo

Destacan signos de depresión

A través del portal Konéctate, la Secretaría de Salud indica que existen nueve síntomas para que una persona detecte si está deprimida.

“Ocasionalmente podemos sentirnos tristes por cosas que nos pasan, este sentimiento es normal, y por lo general, es pasajero y desaparece en unos días, sin embargo, la depresión es un trastorno del estado de ánimo”.

Entre otros aspectos, quien lo padece se siente incapaz de disfrutar y hacer cosas de la vida cotidiana como estudiar, trabajar, salir con amigos, entre otros.

En ocasiones, la depresión va acompañada de ansiedad. Por ello es importante atenderla con profesionales de la salud mental.

Signos de alerta 

  • Sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad; vacío, desesperanza, pesimismo.
  • Sensación de culpa, de inutilidad o de impotencia.
  • Irritabilidad, inquietud o cambios de humor.
  • Pérdida de interés en las actividades o pasatiempos que antes disfrutabas.
  • Sensación de fatiga y falta de energía.
  • Dificultad para concentrarte, recordar detalles o tomar decisiones.
  • Insomnio, despertar muy temprano y tener dificultad para volver a dormir o dormir demasiado.
  • Comer excesivamente o dejar de comer por falta de apetito.
  • Tener dolores y malestares persistentes, como dolores de cabeza, cólicos o problemas digestivos que no se alivian incluso con medicamento.
  • Pensamientos suicidas o intentos de suicidio.

 

FUENTE: Por Georgina Montalvo, Natalia vitela, Adriana Alatorre, Agencia Reforma en noticiasnet.mx a 3/8/2014

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest