Estos días, en las redes sociales, fans de ‘One Direction’ mostraban fotos de autolesiones por el abandono del grupo de uno de sus integrantes | La psicóloga Maialen Cardá ofrece las claves de este comportamiento

anticontagio-autolesion-tumblr-cicatriz-brazo

Zayn Malik, uno de los integrantes de One Direction, anuncia su salida del grupo y varias fans lanzan la iniciativa de realizarse cortes en los brazos por él. Bajo el ‘hashtag’ #CutForZayn (Corte por Zayn), una práctica que podría estar muy limitada se extiende por todo el mundo gracias a las redes sociales y los seguidores de la banda, sobre todo chicas, suben a internet fotografías de sus brazos con mensajes de amor hacia el cantante. Este comportamiento, muy peligroso, no es nuevo, ni se limita a la ‘boyband’ británica, pero puede revelar problemas de conducta importantes.

No se trata de una moda, ni de algo habitual, pero tampoco es algo exclusivo de jóvenes conflictivos o de otros países. En Gijón mismo, algún padre ha escuchado alarmado de boca de sus hijos que «hay niñas en el cole que lo hacen» e incluso que «eso está guay». Para la psicóloca Maialen Cardá, que dirige Edukarte, un centro de apoyo a niños y adolescentes en la ciudad, estas autolesiones pueden revelar dos tipos diferentes de conducta, por un lado, un problema muy preocupante ligado a las autolesiones y, por otro, un comportamiento de imitación como forma de pertenencia a un grupo.

En el primer caso, esta práctica revela que «hay un problema de base», asegura esta profesional. En general, las autolesiones se dan más entre chicas que tienen entre 10 y 18 años y que ven en hacerse daño a sí mismas una forma de controlarse, castigarse, focalizar la rabia, la agresividad o «de tener sensación de estar y tener presente a su cuerpo», comenta Cardá, que recuerda que estos comportamientos se relacionan también con otras formas de autolesión, como problemas de alimentación como la bulimia y la anorexia. El hecho de que hoy en día estas prácticas puedan ser compartidas en las redes sociales o en internet aumentan su repercusión y contribuyen a extenderse. En el caso de las seguidoras de One Direction, la iniciativa #CutForZayn intenta demostrar «que nos importa esa persona, hacer ver a dónde se puede llegar, pero son chicas con verdaderos problemas», señala esta psicóloga.

Sin embargo, una práctica que comienza en una joven que tiene un problema de conducta grave puede extenderse a otras que no lo tienen, sobre todo, si la primera actúa como líder. «Se imita como forma de pertenecer al grupo, igual que alguien se pone un pendiente, se tatúa, fuma o bebe. Es la forma de un adolescente de entrar en un grupo», explica Cardá, que también ofrece ciertas claves a los padres para enfrentarse a esta cuestión. Para esta profesional es fundamental hablar con el joven e intentar descubrir el problema que subyace en este comportamiento, si se trata de una forma de castigo o de imitación. También recomienda no sacar de contexto las autolesiones, «ya que puede ser algo pasajero», ni enfadarse o cuestionar a los chicos, «porque hacerles sentir culpables puede empeorar la situación e incrementar las autolesiones». Ante un problema de conducta también es importante acudir a un profesional, aunque, como reconoce Cardá, lo difícil es lograr que los adolescentes quieran hacerlo.

FUENTE: Elcomercio.es (Asturias, España)