ayuda-joven-tristeCortadas en los brazos, cicatrices de quemaduras en las piernas y brazos, partes de la cabeza sin cabello son algunos de los casos de autoagresión que se perciben en escuelas y colegios. Aunque no es un problema nuevo, los profesionales en orientación, médicos y sicológos, reportan su preocupación ante el aumento percibido de casos de niños y jóvenes que se autoagreden.

Y aunque no hay estadísticas en torno a suicidios recientemente, el Ministerio de Salud empezó a levantar información. En lo que respecta a otros aspectos de la autoagresión, tampoco hay mucha información, porque esos casos normalmente “se ocultan”, según lo refirió el psiquiatra Mauricio Campos, quien además es el vice-presidente de la Asociación Nacional de Prevención e Investigación del Suicidio.

El director de la clínica del adolescente del Hospital Nacional de Niños, Doctor Jorge Alberto Morales, dijo que aunque tampoco tienen estadísticas precisas, han notado un aumento en el número de casos de autogresión, algo que considera que es una tendencia mundial.

Por su parte, la psicóloga Leidyn Aguilar, de la Asociación Nacional Investigación y Prevención del Suicidio, asegura que en las últimas semanas atendió 10 casos nuevos de jóvenes que se autoagreden de diferentes formas. Según dijo, es un problema que afecta a todas las clases sociales.

La autoagresión es una respuesta ante la sobrecarga emocional, un medio de adormecimiento y alivio frente a una situación de ‘bullying’, o porque el joven tiene baja tolerancia a la frustración o falta de un sentido en la vida, lo que hace que cualquier situación lo deprima, desde una mala nota hasta el termino de una situación amorosa. Muchos de los casos se agravan porque no hay comunicación con los padres, así lo dijo el psiquiatra Campos.

Muchos niños y jóvenes, según el especialista, reemplazan un dolor emocional que no pueden controlar con uno físico; otros también lo hacen por seguir la moda o identificarse con el grupo, pero incluso estos casos requieren atención, pues es importante saber qué hay en el fondo que lleva a esa persona a imitar conductas que generan daño. Los padres deben estar atentos.Luis Emilio Paniagua, vocero del Colegio de Profesionales en Orientación, dijo que “los padres de familia,  educadores y profesionales, deben ser cuidadosos con el abordaje del tema y evitar simplificar algo que en realidad es bastante complejo. Ante un caso de autoagresión se debe mantener la calma, buscar ayuda profesional, entender que estamos ante una persona herida emocionalmente, no recriminar o regañar, ni esperar explicaciones; actuar con afecto, amor y disposición para atender la situación en un ambiente de acompañamiento incondicional y escucha activa”.

FUENTE: Por Marielos Gutiérrez Vargas para crhoy.com a 08/07/2015

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest