relatos-personales14/11/2015: Y ahora es cuando todo empieza a torcerse de nuevo, cuando las cosas van de mal a peor, cuando ya no sé qué hacer porque no encuentro salida alguna. La vida está llena de bajones, de momentos malos, momentos incómodos, momentos que jamás querrías revivir y por otro lado están los momentos no tan malos, los momentos que te gustará recordar por siempre, los momentos en los que crees ser una de las personas más felices del mundo. Para mi punto de vista debería haber un equilibrio entre estos dos tipos de momentos pero siendo realistas a muchos les va bien la mayor parte y a la mayoría de personas no les va tan bien.

Por una parte piensan que es por decisión propia a causa de sus elecciones y sus actos pero yo pienso que no es así, algunos son más sensibles, algunos sufren más, algunos tienen problemas y no saben afrontarlos o simplemente se le acumulan muchos y llega en ese momento el estrés la desesperación por encontrar una salida, el momento más crítico de la vida de una persona. La manera de saber sobrellevar esas cargas o de desesperarse y buscar un escape más “sencillo”. Es ahí cuando empieza el verdadero problema, muchos caen en depresión y no saben cómo salir de ella, otros caen y salen y piensan que podrán ayudar a otros en su misma situación pero sabiendo desde el fondo que no puede hacer mucho ya que cada uno es un mundo y otros simplemente aprenden a sobrellevar esa depresión con el peligro de decaer más profundo aún y terminar escogiendo la escapatoria más “fácil”.

Nadie sabe lo que se siente en momentos como estos hasta que no llegan a caer en lo mismo, cosa que no queremos que pase con nadie de nuestros seres queridos con tal de ser comprendidos pero al no entendernos crece esa desesperación en ellos de no saber cómo ayudarnos sin saber que no hay mucho que hacer si no con la fuerza y la suerte que tengamos. Cuando nos encontramos en el punto de sobrellevar la depresión para poder sobrellevarla buscamos escapatorias menos radicales como la autolesión. Ésta es muy utilizada cuando no se sabe qué hacer con ese sentimiento tan severo, tan fuerte, tan desesperante, tan estresante, tan difícil de explicar, esa rabia interna retenida por tanto tiempo; es ahí cuando se usa la autolesión. Cae demasiada gente en esto y muchos no entienden que no siempre es porque queremos morir, algunos lo ven como de alguien loco, otros como de gente cobarde, otros como de cosas de niños y luego estamos nosotros que lo vemos como una escapada momentánea del problema. Y luego por otro lado están las personas que te crean más problemas de los que ya se tienen y te hunden más todavía, esas personas que te hacen creer que les importas, esas personas que te ilusionan, esas personas que solo juegan contigo, esas son las peores.

Muchas veces no lloramos por la persona si no por lo estúpidos que nos sentimos al creer en esa persona o por haber caído en las palabras tan bien estudiadas que se las va diciendo a todas hasta que caen y no solo pasa en las mujeres también en los hombres, hay demasiada gente que le gusta usar a la gente como juguete a su antojo y cuando llega a entrar en personas como nosotras jamás entienden lo que pueden llegar a provocar en nosotros.

FUENTE: ASeFo, autolesion.com

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest