Los especialistas aseguran que no hay que minimizar los síntomas, que pueden indicar una falla en los vínculos.

Girl in despair“Parte del estigma de las conductas suicidas y automutilaciones es minimizarlas. Escuchamos padres que dicen: ‘Quiere llamar la atención’; ‘Me manipula’. Eso le quita el valor de lo que el síntoma está tratando de comunicar, que es un sufrimiento real, profundo, que apunta a algo vincular que está fallando, que es la comunicación”, subraya Carolina Hausmann-Stabile, en relación a los casos de autoagresión en adolescentes.

Si no se atienden los síntomas, se pierde la oportunidad de utilizar esa crisis para intervenir, opinan los especialistas.

La depresión, la falta de esperanzas, la socialización de la violencia, la soledad y la falta de atención de los adultos provocan un nivel de sufrimiento extremo que, dice Hausmann-Stabile, pueden derivar en una acción extrema.

“El intento de suicidio en los adolescentes es un acto impulsivo”, apunta la especialista.

Por su parte, Lauren Gulbas, antropóloga y profesora en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Texas, sostiene que, para prevenir el suicidio en adolescentes, es necesario hablar de esta cuestión.

“El tema del suicidio está en el discurso social de los chicos”, asegura Gulbas, también asistente a las jornadas, gracias al apoyo del Argentine Studies Program del Teresa Lozano Long Institute of Latin American Studies de la Universidad de Texas, en Austin.

En este sentido, Gulbas explica que en Estados Unidos se realizan talleres de intervención para fortalecer las funciones paterna y materna. La idea es sostener al adulto que está criando a un hijo adolescente y generar espacios de apoyo mutuo.

“La conducta suicida en Argentina es un problema serio”, refiere Carolina Hausmann-Stabile.

En las jornadas, los disertantes y asistentes también plantearon la necesidad de fortalecer a las escuelas y de capacitar a los maestros. “Los docentes están preocupados, desprotegidos. No saben cómo actuar”, asegura Martínez. En algunos colegios de Córdoba se realizan talleres sobre el tema.

“Desde la escuela hay que desestigmatizar la salud mental, desestigmatizar el pedido de ayuda como un marcador de debilidad. Al normalizar el sufrimiento, el pedido de ayuda es una oportunidad de intervención”, concluye Carolina 
Haussmann-Stabile.

FUENTE: lavoz.com.ar

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

Pin It on Pinterest