Se utilizan diversos métodos para la detección de conductas autolesivas, principalmente se inicia con un historial clínico para conocer los motivos que tiene el paciente para autolesionarse y cuales son las circunstancias que lo llevan a realizar esta practica, conocer el grado de violencia que ha tenido durante este comportamiento, si existen algún síntoma de depresión, si hay consumo previo o abuso de alcohol y/o sustancias.

Es importante determinar si existen antecedentes familiares y/o personales como depresión, intento de suicidio, alcoholismo, conductas autolesivas previas  y como han sido tratadas. En cuestiones sociales es necesario saber si la persona mantiene buena relación con sus familiares, si hay alguna evidencia de abuso físico, psicológico y/o sexual. Se le realizará un examen de salud mental en donde se considerara la apariencia física del paciente, si presenta algún signo o síntoma que determine depresión, descuido en el cuidado personal, inquietud, entre otros. Se valora el estado de animo del paciente, asi como también su patrón del sueño, si existe alguna alteración en el apetito o si hay perdida significativa del peso, si hay idea y/o intención de suicidio o algún otro trastorno psiquiátrico. En base a esto, se puede realizar el diagnostico y establecer objetivos terapéuticos.

Tratamiento 

Se establecen distintos tipos de como intervenir en caso de conductas autolesivas o de padecer algún trastorno que derive las mismas.

  • Terapia basada en solución de problemas: se propone una estrategia basada en que el individuo tiene dificultad para resolver sus conflictos de otra manera.
    • Primera fase: el terapeuta ayuda al paciente a identificar y definir los problemas y los factores que contribuyen al mismo.
    • Segunda fase: el terapeuta ayuda al paciente a generar soluciones al problema identificado.
    • Tercera fase: el terapeuta apoya al paciente en decidir cuál es la mejor solución desde un punto de vista cognitivo y conductual.
  • Terapia cognitivo conductual: se basa en la idea en que el individuo interpreta acontecimientos se relaciona con el ánimo y el comportamiento. Su objetivo es cambiar el comportamiento y el afecto asociado a si mismo.
  • Entrenamiento en habilidades sociales: tiene como objetivo conseguir que el paciente se comunique de una manera mas efectiva con las personas de su entorno. Ademas de que se refuerza la confianza en si mismo.
  • Reconocimiento y control de ira: se propone reconocer y controlar los sentimientos de ira antes de que se llegue a practicar la autolesión.
  • Terapia familiar: se emplea con el objetivo de que se encuentre solución a un conflicto intrafamiliar y se mejora la comunicación.

Fuente: ASeFO

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest