Sociedad Internacional de Autolesión

Sociedad Internacional dedicada a acercar recursos sobre Autolesión No Suicida a la comunidad hispanoparlante para su comprensión científica, prevención, evaluación, tratamiento, educación y política. Liderada por sus usuarios, fomenta la colaboración y unión entre pacientes, familiares y profesionales.

Artículos por Articulos

Desde el proyecto de Traducciones de autolesión:

Ernhout, C., Babington, P., & Childs, M. (2015). ¿Cuál es la relación? Autolesión no suicida y trastornos de alimentación. The Information Brief Series, Cornell Research Program on Self-Injury and Recovery. Cornell University, Ithaca, NY.

La autolesión no suicida (ANS) y los trastornos de alimentación a veces coocurren (es decir, uno usa ambas prácticas durante el mismo período de vida, aunque no necesariamente a la misma vez) y el vínculo entre ellos está bien establecido en la investigación. Los individuos que tienen tanto trastornos de alimentación como ANS muestran una fuerte tendencia hacia la impulsividad, poca satisfacción con el cuerpo, distorsiones cognitivas sobre uno mismo, y problemas con la regulación emocional. El modelo siguiente, desarrollado por los autores Claes y Muehlenkamp (2014), ofrece una buena representación visual del riesgo de factores interactivos y la relación entre ANS y los trastornos de alimentación.

FUENTE: autolesion.com

Desde el proyecto de Traducciones de autolesión:

Caicedo, S. & Whitlock, J. (2015). Top 15 concepciones erróneas acerca de la auto-lesión. The Information Brief Series. Cornell Research Program on Self-Injury and Recovery. Cornell University, Ithaca, NY.

A pesar que la autolesión puede ser difícil de controlar o detener, la mayoría de las personas que la practican son capaces de parar.

1. Sólo las mujeres se auto-lesionan.

Los estudios demuestran que el 30%-40% de las personas que se autolesionan son hombres.

2. La autolesión es un intento de continua leyendo…

Hoy traemos algunas de las técnicas y estrategias para tratar con la autolesión más conocidas. Traducción por Alberta Salatino, Beatutiful Disaster y Juan Faura desde el proyecto de Traducciones de autolesión.

Kilburn, E. & Whitlock, J.L. (2009). Técnicas de distracción y estrategias para hacerle frente a la autolesión. The Practical Matters Series, Cornell Research Program on Self-Injury and Recovery. Cornell University. Ithaca, NY

FUENTE: autolesion.com

Llevamos bastante tiempo en contacto con el Cornell Research Program on Self-Injury and Recovery (Programa Cornell de Investigación sobre la Autolesión y la Recuperación de Nueva York) y fruto de la colaboración han publicado unas traducciones hechas por la colaboradora Ariel Nieto con Juan Faura desde el proyecto de Traducciones de autolesión. Se trata de una serie de folletos en español para personas que se autolesionan, padres, amigos, terapeutas, clínicos y profesionales que prestan servicios a jóvenes. Sus autores son reconocidos expertos en autolesión de habla inglesa. En las siguientes semanas iremos publicándolos. Hoy os dejamos con:

Sweet, M. & Whitlock, J. (2010). Terapia: mitos y malentendidos. Cornell Research Program on Self-Injurious Behavior in Adolescents and Youngs Adults. Cornell University. Ithaca, NY

FUENTE: autolesion.com

Hoy tenemos el honor de publicar una revisión actualizada sobre autolesión y en español escrita por una de nuestras colaboradoras.

Nieto, A. (2017). Autolesión no suicida. Factores predisponentes/mantenedores y su relación con la conducta suicida. Documento Interno de ASeFo, España.

Introducción

En esta revisión me centraré en el fenómeno de la autolesión no suicida (ANS) que se da en personas sin trastornos del desarrollo ni psicosis. El interés científico, clínico y social sobre este tema ha ido en aumento (por ejemplo, en Pubmed, en 2012 se publicaron 29 artículos relacionados con el término “NSSI” (Non-Suicidal Self Injury), mientras que en el 2015 fueron 171) pues resulta vital entender por qué las personas empiezan a autolesionarse, dado el aumento de la frecuencia de esta conducta en los últimos años. En primer lugar, por el malestar que supone tanto para quien lo sufre directamente como para su entorno. En segundo lugar, para entender los precipitantes y mantenedores de dicha conducta, y así configurar planes de prevención efectivos. Por último, por la proximidad que tiene con otras conductas autodestructivas que pueden agravar la situación.


FUENTE: Autolesion.com, ASeFo



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche aquí para mayor información.