Entendiendo la Necesidad

Entendiendo la necesidad de sentir el dolor

La autolesión sirve para provocar un dolor, el cual se le define como ‘dolor simulado”.

El concepto de “dolor simulado” ayuda a explicar porqué las habilidades de manejar y tolerar la angustia son tan cruciales.

De lo que he leído, compartido con otros que se autolesionan y mi propia experiencia, estoy convencida de que la razón por la que la gente se auto-lesiona es para desviar un dolor desconocido y que aterra en algo comprensible, real y concreto. El dolor interno incomprensible que se siente se hace manejable al realizar un “dolor simulado” o un “pseudo dolor”. El llamar este fenómeno un “dolor simulado” no implica de ninguna manera que no duele: duele y mucho.

Cuando los pensamientos, los recuerdos, creencias o eventos que suceden son excesivamente dolorosos, en lugar de enfrentarlos de frente y sentir el dolor ‘genuino” que provocan, desviamos la angustia que esto provoca en dolor físico, el cual podemos entender, sentir y controlar, como es el dolor provocado por la autolesión: es un dolor físico que simula el dolor real.

El dolor real que se asocia al pensamiento, al recuerdo, o al evento lo tratamos de evitar, y de manera consciente o inconsciente sentimos la necesidad y el deseo de provocarnos dolor físico. El dolor físico o simulado duele muchísimo, pero es controlable y familiar; en cambio el dolor real que estás evitando da miedo, no lo puedes definir y se entremete en tu vida y en tus entrañas, sin manera de controlarlo. A lo mejor sientes que si entras en contacto con el dolor real vas a perder control: “si empiezo a llorar, nunca voy a parar” o bien “si me enojo nunca voy a parar de gritar o agredir”

Es muy fácil acudir al dolor simulado, al dolor provocado por la autolesión. El tratar de encontrar la fuente de tu malestar puede dar mucho miedo, ya que no sabes con que te vas a encontrar cuando desenmarañes tu sentir.

En lugar de enfrentar la raíz de tu angustia, inconscientemente la desvías lejos de tus recuerdos o sentimientos que la generaron hacia la auto-lesión. El hacerse daño es muy seductor: tu lo controlas. Conoces los límites, aun si te sientes fuera de control. Hace sentido y logra que la angustia se vaya, aunque sea por un rato.

La auto-lesión es un mecanismo muy astuto: toma lo que parece insoportable y lo transforma en algo que puedes controlar. El único problema es que cuando desvías el dolor nunca te enfrentas a él y por lo tanto nunca se va a disminuir su intensidad. Regresa y regresa y tienes que seguir cortándote o quemándote.

Vas a tener que enfrentarte a lo que es insoportable si quieres en algún momento que ya no tenga tanto poder sobre ti. Cada vez que logres enfrentarte cara a cara con el dolor real, lo puedas sentir y tolerar, va a ir perdiendo su habilidad de tumbarte y eventualmente se convertirá en un recuerdo.

Para esto necesitas ir construyendo tolerancia a la angustia y al miedo. Tienes que ir enfrentando poco a poco (con ayuda de un terapeuta entrenado) los eventos que te han llevado hasta aquí. El ir compartiendo tus miedos, tus temores, tus vergüenzas, tu coraje, tu tristeza, vas quitándoles la fuerza de hundirte, y así poco a poco se van volviendo recuerdos de tu pasado y no enemigos de tu presente.

¿La Autolesión es la única forma de aliviar el Dolor?

NO, PARA NADA

EXISTEN MUCHÍSIMAS FORMAS QUE FUNCIONAN PARA TRATAR CON LAS EMOCIONES Y CON SU SUFRIMIENTO. Incluso las puedes combinar

Las más eficaces y rápidas de aprender son la mayoría de las relacionadas con:

  • Habilidades de Autocontrol Emocional: ejercicios de conciencia plena, pensamiento positivo, ejercicios de aumento de autoestima, ejercicios de relajación, ejercicio físico…
  • Habilidades Sociales e Interpersonales: habilidades de comunicación, asertividad, empatia, …
  • Habilidades de Estimular cambios: realistas, rehalizables, junto al entorno, establecimiento de metas, metodos de resolucion de problemas…

Invéntalas o encuentralas y practica con profesionales, amigos, en la calle, en Internet… Un día, encontrarás y adoptarás las herramientas emocionales necesarias para dejarlo. ¡¡Tú puedes conseguir sentirte mejor!!

En la sección de Auto-Ayuda puedes encontrar algunas maneras para dejar o disminuir la auto-lesión.

Si quieres seguir leyendo sobre qué es la autolesión: Para entender la autolesión

Para conocer más a fondo tu Autolesión

La contestación de algunas preguntas te sorprenderán, puede que sea la primera vez que te des cuenta de algunos detalles de tu autolesión. Sabemos muchas cosas que no nos paramos a pensar. Preguntarte a ti mismo puede aclararte muchas dudas y te ayudará a conocerte mejor:

¿Sientes dolor físico cuando te haces daño?

¿Sufres de algún otro problema (anorexia, depresión, drogadicción, cleptomanía, etc.)? De ser así, ¿cuál? ¿Sufriste algún tipo de abuso o trauma?
¿Porqué te haces daño? ¿En que circunstancias? ¿En que momentos, cómo? ¿Cuales son tus pensamientos? ¿Cuales son tus sentimientos?

¿Cómo te sientes antes de hacerte daño? ¿Cuánto tiempo tardas en comenzar a hacerte daño?

¿Cómo te sientes mientras te estás haciendo daño? ¿Cuánto tiempo duran esos sentimientos? ¿Cuánto tiempo tardas haciendote daño?

¿Cómo te sientes después de hacerte daño? ¿Cuánto tiempo duran esos sentimientos?

¿Sigues algún ritual? De ser así, ¿Cuándo, dónde y cómo es?

¿La droga o el alcohol están implicadas con tu auto-lesión?

¿Cómo sabes cuando es momento de parar una sesión de auto-lesión?

¿Tienes métodos efectivos para parar de auto-lesionarte? Descríbelos.

¿Te has lastimado enfrente de alguien?

¿Eres “abierto” a cerca de que te auto-lastimas? Si lo escondes, ¿Cómo lo escondes? ¿Conoces a alguien más que se haga daño?

Si ya le dijiste a alguien que te auto-lesionas, ¿Cómo les dijiste? ¿Cómo reaccionaron?

¿Te han tenido que tratar médicamente debido a la auto-lesión? ¿Cuántas veces? ¿Qué actitud tuvieron al curarte?

¿Alguna vez has tenido asistencia psicológica? ¿Qué tratamientos funcionaron mejor?

¿Alguna vez te han recetado medicamentos para controlar el auto-lesionarte? ¿Qué medicinas funcionaron mejor?

¿Alguna vez te han hospitalizado debido a la auto-lesión? ¿Cuáles fueron las circunstancias?

¿Alguna vez tuviste que dejar a un terapeuta porque el/ella no pudo manejar el hecho de que te hacías daño?

¿Qué consecuencias has tenido en tu vida por el hecho de que te auto-lesionas?

Enumera al menos 5 consecuencias negativas de hacerte daño. Enumera al menos 5 consecuencias positivas de los momentos en los que no te has hecho daño o no lo has necesitado.
Si quieres incluir algo más y que no encontraste donde, puedes hacerlo aquí.

Ahora conoces más tu autolesión. Si conoces de alguien que se está haciendo daño, le puedes mandar la dirección de esta página.

Sugerencias de gente que se Autolesiona

Esta sección tiene como propósito compartir nuestra experiencia al tratar y/o lograr dejar de hacernos daño. Escribe a este correo electrónico recomendaciones de cómo le podemos hacer para controlar el deseo de autolesionarnos. Tus sugerencias serán incluidas en esta sección: comentalo más abajo o manda un email a actividades@autolesion.com
Nombre: Laura Edad: 14

cuando tengo muchas ganas de cortarme… me encierro y empiezo a gritar muy fuerte….o golpeo un oso de felpa o algo asi..
La musica pesada tambien sirve, pero no en todos los casos…a veces te distrae. Aunque yo a veces siento mucho dolor en los lugares donde ya no quedan rastros de las cortadas…eso me extraña.
suerte! ojala y a uds les sirva
Nombre: Carolina Edad: 14

Cuando tengo ganas de cortarme trato de camponer canciones respecto de como me
siento… = es difícil ……. yo no lo he dejado completamente
Nombre: L. Aunque yo no me he dejado de autolesionar el 100%, les comparto unos consejos:

El primero es no dejar de cortarse el 100%, pero saber cuando parar. En verdad la idea es no cortarse.. pero a mi a veces no me resulta. Creo que el punto es que cuando sabemos que algo es prohibido nos dan más ganas de hacerlo… así que no es necesario decir “nunca más lo haré”… basta con decir que no lo haré ahora…… luego hoy……luego esta semana y así…
Creo que es bueno ayudar a otras personas, cuando te preocupas por otros y tienes que ser tu el apoyo, y vez problemas muuuyy grandes… dejas de pensar un poco en tus propios problemas.
Mantenerme ocupada también me ha servido
Dormir cuando sientes que ya no puedes más.
Romper cosas… actualmente mi pieza esta horrible por que tiene hoyos en las paredes y mi sábanas están llenas de tajitos… también rompí un par de adornos.
Decirle a otras personas que te quieran cuando estás mal.. baja un poco la angustia
Premiarte en vez de castigarte.. cuando uno se siente mal puede ir a comer su comida favorita, ir a tomar algo con los amigos, salir a bailar… (no siempre resulta)
Botar los objetos cortantes, Yo bote todos los cutters de la casa

Igual a veces saco cuchillos, pero me cuesta más cortarme por que el filo no es muy bueno y tengo que aplicar más fuerza y las heridas no quedan tan “bonitas” (Eso sonó bizarro.. pero me gusta ver como corre la sangre.. y con el cuchillos no sale tanta sangre, los bordes son más irregulares, y las cicatrices quedan más feas por que tengo que pasar el cuchillo una y otra vez hasta que salga sangre.. eso me da más tiempo para pensarlo y por lo tanto me daño menos)..

En verdad sonó estúpido pero es verdad….. Por otro lado antes andaba con un cutter en la mochila y cada vez que me sentía mal me cortaba, ahora hay veces que siento unos deseos de cortarme horribles pero como no ando con nada no puedo hacerlo (igual siempre hay algo a mano… pero sólo cuando hay muchas ganas de cortarse).
Nombre : dd
Las dos cosas que me han servido para dejar de hacerme daño:

1- Buscar algo para descargarse. Yo tenía colgada una bolsa (tipo de boxeo) en mi cuarto. Descargaba un rato. Y me cansaba mucho, hasta tirarme en la cama y quedar dormido. A veces (solo a veces) al despertar, pensaba en otra cosa, o ya me había descargado lo suficiente.

2- No tener los “elementos” encima. Esto sirve, o me sirvió, ya que marcaba una diferencia entre la Real necesidad que tenía, o lo inevitable que era. No es lo mismo tener los elemento cortantes en la mochila o en el cajón, que te proporciona un acceso inmediato y a veces mecánico, que tenerlo que ir a comprar. A veces me daba vergüenza, o a veces lo pensaba dos veces antes de hacerlo. No quita que si es incontrolable vaya uno a comprarlo.

Igual también creo que hay que estar preparado para tirarlos. No es aplicable a todos los momentos. Tiene que ver con que desees lastimarte un poco menos. Si indistintamente uno va a acabar lastimándose, creo que prefiero tener mis elementos conocidos, que recurrir a algo que esté infectado o usado por otro solo por desesperación.

En lo que respecta a tirarlos, me fue útil en determinado momento, y lo hice con gente con la que tenía confianza y no me sentía juzgada, entregárselos, (o tirarlos junto a ella). Esto me comprometía un poco más… aunque era simbólico, ya que podía ir y comprarlos a la vuelta.

¿Con quién compartir el tirarlos? No con cualquiera, yo fui con una psic. que confiaba mucho. Pero pensá con quién lo haces. A veces puede significar más presión para uno mismo, si esa persona termina “decepcionándose” de no que no cumplimos el objetivo de ese acto simbólico.
Nombre: La Monchis
La verdad yo lo hacia todo el tiempo pero solo con cutters porque igual que mencionan al principio los cuchillos y los vidrios no lo hacen tan rápido y bonito, pues si cortan pero dejan cicatrices muy irregulares. Cuando le conte a mis papas que me autolesionaba me pegaron, dijeron que estaba loca que era repulsiva y que era una mala persona. Cuando se lo comente a mi mejor amiga me golpeó tambien, me dejo de hablar y se lo conto a todos. Yo ya habia perdido la confianza en la gente, la fe y la alegria de vivir, ya no hacia nada de nada solo me cortaba, hasta que por casualidad vi esta pagina y me di cuenta que hay personas que nos quieren ayudar y no nos juzgan mal ni nos critican, asi que comenzo otra etapa de mi vida mucho mas feliz. He recopilado algunos tips en paginas web y con un nuevo grupo de amigos con problemas similares:
*congela hielo con colorante rojo, usa un plumin rojo para hacerte marcas y luego presiona el hielo mientrs se deshace, la verdad se ve y se siente igual
*ve con una persona que te quiera y pidele un apapacho o un abrazo (es importante que sepas que no te va a rechazar o se va a burlar de ti porque si lo hace te sentiras peor
*sal de tu casa sin cosas a dar una vuelta, no lleves dinero o puedes caer en la tentacion de comprar cutters o algo asi
*mirate al espejo antes de cortarte y obligate a decir diez cosas positivas sobre ti, con suerte te sentiras mejor y ya no querras cortarte
bueno esos son mis tips espero que les sirvan atte: su amiga monchis

Nombre: Pablo Edad: 16 añosLo que yo hago cuando tengo ganas de cortarme es poner la música muy fuerte y tratar de cantar más fuerte que la música, y no paro hasta que esté muy cansado y ya no tenga voz.

Nombre: Lucila Edad: 26 añosHay momentos que en lo único que puedo pensar es en cortarme. Lo que a veces me ha funcionado para no hacerlo es: Mantenerme en compañía de gente. No estar sola. Sacar a mi perrita a correr lo más rápido que pueda. Sacar toda mi ropa de los cajones y acomodarla de manera diferente.

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest