Lo que llegas a Sentir

Shock y Negación

Debido a que la autolesión es una conducta “secreta”, es muy probable que te impresiones y entres en shock emocional cuando te enteras que tu hija, tu novio, tu amiga se hacen daño. Uno no se da cuenta de los signos de la autolesión, como el usar manga larga, o no usar shorts. Probablemente uno no se sienta a reflexionar acerca de los rasguños o heridas que aparentemente se produjeron por supuestos “accidentes”. La autolesión es una conducta que se presta al secreto: se hace en la soledad y los resultados se pueden disimular o esconder con facilidad, es muy difícil de contar y de entender. Puede ser que viendo hacia atrás te das cuenta que estaban ahí muchos signos de que se estaba autolesionando, y que en el momento los ignoraste o los negaste. Por esto cuando uno finalmente se entera de que un ser querido se auto-lesiona se entra en shock.

Muy de la mano al shock, viene la negación. Es casi imposible para un ser humano recibir de golpe el sufrimiento que nos rodea. Para sobrevivir tenemos que negar la presencia de mucha de la tristeza y horror que nos impacta. Si no fuéramos capaces de negar o minimizar la enorme cantidad de hambruna, de enfermedades, de pobreza, de devastación y de violencia que existe en el planeta, lo más probable es que estuviéramos en un estado constante de depresión. Entonces la negación puede ser una respuesta apropiada, útil y a veces necesaria.

En otros casos, la negación perjudica, como sería en el caso de la autolesión. Si te das cuenta en un momento dado del dolor emocional de alguien cercano y niegas que lo siente, le haces más mal que bien. Tu amigo o familiar que se auto-lesiona está sufriendo emocionalmente. Al negar este sufrimiento lo que le estarías comunicando es que no estás interesado, no estás dispuesto a ayudar o que no entiendes. Por lo tanto es muy importante que cuando te enteres que tu ser querido se está autolesionando, hagas lo mejor posible para no negarlo. Esto no es fácil, y se requiere de poder estar en contacto con tus propias emociones. Más adelante damos algunas ideas de cómo lograr darse cuenta de lo que uno siente, para no negarlo y estar listo a ayudar.

Enojo y Frustración

El enojo es una respuesta muy típica cuando uno se entera que su familiar o amigo se están haciendo daño. Hay muchas razones por las que uno reacciona con enojo.

La primera razón es que el enojo que uno siente al enterarse, es una consecuencia del engaño que rodea a la autolesión. Muchas veces la gente que se autolesiona nos miente acerca de la causa de sus heridas. El engaño les sirve para reducir los sentimientos de vergüenza y para resguardase de las reacciones de enojo, horror y rechazo de los demás. Y cuando sale a la luz el engaño, lo que pasa es que en efecto, produce exactamente esas reacciones a las que le temen. Y es natural que se sienta enojo o desconfianza de alguien que te ha mentido porque de alguna forma te sientes traicionado y engañado. Incluso puedes no entender las razones del engaño y sentirte aun más irritado. La necesidad del engaño la consideras como una falta de confianza y de abertura entre tu y el que se auto-lesiona, y eso duele y enoja. Esta es una de las razones por la que la gente que se auto-lesiona lo trata de mantener en secreto: se hace in círculo vicioso.

me hago daño → si alguien se entera se va a enojar y me va a dejar de querer

↑ ↓

me siento solo y culpable ← lo escondo y mejor miento

Entonces, es natural sentir enojo. Hay que reconocerlo, aceptarlo, manejarlo para que después podamos transmitirle a nuestro amigo o familiar que lo queremos y queremos lo mejor para el o ella.

La segunda razón de enojarse es el de creer que la autolesión es innecesaria. Saber que alguien se hace daño físico es muy frustrante. Te encuentras queriendo regañar o forzar a la persona para que deje de hacerlo. La frustración surge de la incapacidad de controlar la conducta de otros. Pero, así no te guste lo que hace la otra persona, y no importa cuanto trates de controlarla, nunca lo vas a lograr.

La auto-lesión, a diferencia de muchos otras conductas auto-destructivas, produce evidencia visible. La evidencia física de las actividades de auto-lesionarse te obligan a darte cuenta hasta que punto no puedes hacer nada para cambiar esta conducta. El darte cuenta de esta incapacidad de controlar la conducta de alguien que quieres y que se está haciendo daño provoca frustración y enojo.

Empatía y Tristeza

El lograr entender el nivel de sufrimiento de alguien es una arma de doble filo. Por un lado, te permite ser de ayuda. Por otro lado, te puede llegar a afectar tanto, que te puede causar tristeza y un dolor profundo igual que la persona a la que está tratando de ayudar y entender.

Ser empático significa tener la habilidad de entender la perspectiva y la situación de otra persona. Cuando eres empático, eres capaz de entrar al mundo emocional del otro. Es como si lograras ver al mundo desde la perspectiva de la otra persona. Claro que es imposible tener la perspectiva total y acertada de otra persona, pero con empatía se puede llegar a tener una comprensión global de la situación en la que se encuentra la persona.

La gente que se autolesiona experimenta un agobio psicológico insoportable. Entender la naturaleza de este sufrimiento ayuda para poder apoyarlos. Hay veces que al empatizar hacemos contacto con el dolor del otro y por ser una persona que amamos nos es difícil no sentir ese dolor y esto causa mucha tristeza. Por eso la tristeza puede ser resultado de la empatía.

Ahora bien, la empatía es muy diferente a compadecernos de la otra persona, lo cual implicaría que nosotros somos superiores y ellos inferiores. Suponemos que sabemos que es lo mejor para la otra persona y suponemos entender lo que le está pasando. Esto limita la comunicación y la comprensión de l oque pasa. Por ejemplo, una persona que se acaba de hacer daño, a lo mejor se siente bien ya que fue una acción que le permitió sobrevivir a la situación que le estaba pasando. Desde un punto de vista de compadecernos por ella, pensamos que lo que hizo es acto de desesperación, negativo y sin utilidad. En cambio desde un punto de vista empático, podemos apreciar que en ese momento era su única salida, y que en un futuro lo que requiere es de otras herramientas para poder manejarlo de una manera más sana y productiva. Cuando sintamos tristeza, tenemos que tener muy claro si la tristeza es provocada por empatía o por compadecernos de la persona.

Culpa

Normalmente cuando un ser querido se autolesiona nos provoca culpa. Puedes sentir, por ejemplo, como si tu hubieras hecho algo que causó que tu amigo o familiar se hiciera daño a propósito. A lo mejor piensas que no fuiste un buen padre, una buena pareja o un buen amigo o amiga. Quizás sientes que no le brindaste suficiente amor, cariño o atención. Te puede preocupar que a lo mejor no estuviste muy presente en su vida, o que no lo escuchaste lo suficiente. En términos generales, este sentimiento de culpa no es ni apropiado, ni necesario, ni de utilidad.

Tu no puedes hacer que una persona actúe como actúa. Tus conductas o su falta, definitivamente pueden influenciar las percepciones, creencias, conductas y emociones de otra persona, pero esta influencia no tiene nada que ver con forzar o hacer que alguien haga algo. No importa que hiciste o que no hiciste, tu no hiciste que nadie se hiciera daño, NO es tu responsabilidad que agarren una navaja y se corten. Incluso bajo las circunstancias más extremas, la gente siempre puede elegir lo que hace.

La culpa que sientes, aunque sea una reacción normal al saber que un ser querido se autolesiona, no es particularmente de utilidad. Sería más útil si logras sobrepasar los remordimientos y no lamentarte para así enfocar tu energía en una dirección más positiva y útil. Habla con tu ser querido y pregúntale como le puedes ayudar. En la última sección vienen una serie de ideas de cómo hacerlo.

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest