La depresión es una enfermedad, no obstante, muchos varones lo perciben como una señal de debilidad lo que acarrea problemas personales y de pareja.

Sentirse triste es una cosa, algo muy distinto es la depresión que es una condición médica seria. Algunos varones perciben la depresión como señal de debilidad personal o como una condición que puede ser controlada por la voluntad. La realidad es muy distinta al mito que se transmite en relación a esta enfermedad.

Un depresivo no se puede curar a sí mismo

Creer que alguien que padece de depresión se puede curar solo o por efecto exclusivo de su voluntad y deseo es un error. Es importante entender que una persona con depresión necesita ayuda profesional. La depresión se sana, en algunos casos, con medicinas en otros con psicoterapia, y en muchos, con una combinación de terapia farmacológica y psicológica.

En el contexto de la depresión es común escuchar frases como:

  • ¡Anímate! ¡Tú puedes!
  • Es cosa que te propongas mirar las cosas desde una perspectiva distinta.
  • Sólo tienes que mirar el lado positivo de la vida.
  • Confía más en Dios, de seguro que te falta fe.
  • Deberías darte un descanso y se te va a pasar.

Todas estas frases dichas en diferentes tonos y en contextos distintos, lo único que logran es deprimir más a la persona. No lo ayudan, en algunos casos es peor, porque desanima el intentar soluciones populares y seguir sintiendo la misma sensación de agobio existencial que acompaña al depresivo.

Varones y depresión

En estudios realizados en EE.UU. se observó que en el período de un año cerca de un 7% de los varones se deprime (unos 6 millones de hombres), en relación al 12% de las mujeres. Sin embargo, no significa necesariamente que los varones se deprimen menos que las mujeres, puesto que lo que se ha descubierto en otros estudios paralelos es que a los varones les cuesta reconocer, aceptar y buscar ayuda en una escala mucho mayor que a las mujeres, eso quiere decir, que es probable que el número de varones deprimidos sea igual o superior a las mujeres, pero, no lo aceptan, no reconocen sus síntomas, o, peor aún, sabiéndolo no buscan ayuda.

El Instituto Nacional de Salud Mental (Nacional Institute of Mental Health – NIMH) realizó análisis para determinar cuánta conciencia tienen los varones respecto a los síntomas de depresión. Los resultados mostraron que la mayoría de los varones entrevistados no tenían conciencia de estar viviendo síntomas de depresión. La mayoría no vinculaba “los dolores de cabeza, trastornos digestivos, y dolor crónico” con la depresión.

En el mismo estudio se mostró que los varones manifestaban mucha preocupación de visitar a un profesional de la salud mental o ir a una clínica especializada para ser diagnosticado y ayudado, el mayor temor era lo que podrían pensar las demás personas y que la información se pudiera filtrar poniendo en riesgo su empleo, alguna potencial promoción o incluso el seguro médico. Por otro lado, desde el punto de vista social todos manifestaban miedo de perder el respeto de la familia, amigos o de la comunidad en caso de ser diagnosticados de algún padecimiento mental.

Varones, depresión y pareja

Cuando los varones depresivos están en pareja, en muchos casos, se produce una mezcla explosiva porque no están en condiciones para salir del problema en que se encuentran, en parte, porque sus estereotipos, prejuicios y temores particulares no les ayuda a encontrar salida a la situación generando tensión al interior de la relación de pareja.

Los varones tienden a negar o esconder los síntomas depresivos, en parte por el miedo al rechazo o por el falso concepto de creer que deprimirse es un signo de debilidad.

Las mujeres, en cambio, en general, tienden a asumir los síntomas personales y no logran entender cómo es que los varones hacen todo lo contrario, eso genera tensión emocional, conflictos, relaciones problemáticas y falta de comprensión mutua respecto a la situación. Es común que los varones se defiendan sintiendo que están siendo atacados y las mujeres se retraigan creyendo que están siendo dejadas de lado en el contexto angustioso que su pareja está viviendo. Todo lo que tiende a complicar el cuadro depresivo.

Varones depresivos y ayuda

El primer gran paso para salir de la depresión es reconocer los síntomas, aceptarlos y pedir ayuda. Esto que parece tan simple es un paso gigante para muchos varones que por cuestiones culturales no están dispuestos a pedir ayuda psicológica, especialmente porque consideran que eso es señal de debilidad o porque creen que no lograrán encontrar comprensión para sus problemas.

Sin ayuda no se sale. Lo primero que es necesario hacer es educar a los varones para entender que depresión y virilidad no tienen nada que ver. La depresión es una enfermedad, y como tal debe ser atendida en ese contexto. Enseñar es el primer paso para ayudar.

FUENTE: suit101.net a 03-09-2011 por Dr. Miguel Angel Nuñez, Dr. en Teología, Licenciado en Filosofía y Docente Universitario

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest