movil-instagramFacebook, Twitter o Instagram incorporan herramientas para la detección del suicidio.

En las redes sociales se pueden hacer miles de cosas: colgar fotos, publicar noticias, escribir un comentario y, ahora, ayudar a detectar quién atraviesa una mala época. Facebook ha activado un botón para hacer saltar la alerta ante comentarios o entradas que hagan sospechar que algún conocido está pasando un mal momento: depresión, autolesiones o tendencias suicidas. También dispone de este botón de aviso, Instagram , Twitter o Tuenti. ¿Puede una notificación ayudar a salvar una vida? Expertos en psicología de la UOC analizan si las redes pueden ser de auxilio.

«Pueden ayudar a detectar casos de personas con dificultades vitales, pero no podemos hablar de prevención», afirma Noemí Guillamón, investigadora del grupo Psinet de la UOC. «Aún así, ya era hora de que las redes sociales impulsaran herramientas para colaborar en este tipo de casos», añade la experta. Para José Ramón Ubieto, profesor de Psicología de la UOC, los vínculos con otras personas pueden ser una respuesta de ayuda delante de la soledad, la fragilidad y momentos de crisis.

Según un estudio del Psinet, el 23,3% de los jóvenes compartía sus problemas y preocupaciones en las redes sociales, sin diferencias según el género y la edad. «Los jóvenes muestran desde su día a día hasta las cosas que más les preocupan», añade José Ramón Ubieto. La soledad, la poca comunicación, la incomprensión delante de su vida y sus problemas son los temas más recurrentes para los que tienen algún trastorno de este tipo.

Cuidado con las etiquetas (hashtags)

Etiquetas como #selfharmmm (de selfharm ‘autolesión’) acumulan más de 1.908.943 entradas. Otras como  #blithe tiene casi millón y medio de publicaciones, y #secretsociety123 es una de las etiquetas más conocidas en varias redes sociales por unir diferentes patologías, como bulímia, anorexia o ansiedad. «En Instagram, Tumblr o Twitter se hace uso de este tipo de etiquetas relacionadas con el suicidio y las autolesiones», alerta Guillamón. Instagram, alerta del contenido pero permite su consulta. De hecho, solo en dos de las etiquetas antes mencionadas se redirige al usuario a una página de ayuda psicológica, según afirma el estudio de Megan A. Moreno et al. Según Guillamón, entre los adolescentes es bastante frecuente el uso de Instagram para distribuir imágenes sobre autolesiones, aunque no es la única forma; existen vídeos en YouTube y también webs. «Algunas de estas plataformas pueden convertirse en espacios de deleite de la tristeza y la angustia», afirma la investigadora del Psinet.

Los hastag como punto de encuentro

Las etiquetas e internet les permiten ponerse en contacto con gente diversa que se identifica con un mismo problema. Estas comunidades virtuales pueden animar a algunos a dar el paso, mediante indicaciones y legitimando a veces el mismo acto, explica Ubieto. Solo seis de las dieciocho etiquetas más usadas en Instagram sobre estas problemáticas redirigían al usuario hacia la página de prevención del suicidio befrienders.org o el web de ayuda de la propia red.

Las redes ayudan pero no son suficientes

«Las medidas de detección y notificación de las redes sociales resultan insuficientes para proteger a los adolescentes de la exposición a estos contenidos», considera Guillamón. Mucha de la información que se encuentra en internet no está supervisada por profesionales; deberían ser espacios regulados y controlados por especialistas de la salud.

«La prevenció del suicidio o de otras problemáticas debería hacerse desde fuera de la red», afirman ambos expertos. A traves por ejemplo, de mecanismos de detección de la depressión e ideación suïcida en las escuelas,  con una adecuada formación a los padres y a otras personas cercanas a los adolescentes

Texto modificado en base a la Guia anticontagio – Esta es una actividad más del proyecto anticontagio de autolesión en Internet.

FUENTE: Por Núria Bigas Formatjé para uoc.edu (Universitat Oberta de Catalunya)

Ultima actualizacion: 12 Septiembre, 2016 a las 14:25