bipolaridad

Cada tres mujeres con este trastorno de la personalidad, un hombre lo padece. Según los especialistas, el abuso sexual es uno de los tantos motivos que explica esta diferencia. La autoagresión, incluidos los problemas de alimentación, se cuentan entre los síntomas. Cómo reconocerlo para consultar a tiempo

El trastorno borderline o límite de personalidad (TBP o TLP) es un trastorno de inestabilidad emocional que se caracteriza por la presencia de patrones de percepción, reacción y relación relativamente fijos, inflexibles y, en muchos casos, socialmente desadaptados.

“Aunque la gente tiende a responder siempre más o menos del mismo modo a una situación difícil, la mayoría intenta otros caminos si la primera respuesta es ineficaz. En contraste, las personas con trastornos de la personalidad son tan rígidas que no pueden cambiar para adaptarse a realidades distintas, lo que debilita su capacidad operacional”, explicó la doctora Estefanía Lafogannis, miembro de Asistencia, Docencia e Investigación en Neurocencia (Adineu) y especialista en la materia. “Estos patrones desadaptados de pensamiento y comportamiento se hacen evidentes al principio de la edad adulta o un poco antes”, se explayó.

Se trata de una patología que padece el 2% de la población, con predominio en las mujeres, con una relación de 3 a 1, y según la especialista, entre las razones por las que hay más diagnósticos femeninos se encuentran el abuso sexual, el hecho de que las mujeres experimentan más mensajes inconsistentes e invalidantes, que son socializadas para ser más dependientes y también que, debido al estigma social, los hombres buscan menos ayuda psiquiátrica, lo que se traduce en menos chances de diagnosticarlos.

“Los hombres son tratados por adicciones y violencia y los síntomas borderline pasan inadvertidos porque se supone que el TLP es cosa de mujeres. En definitiva, mientras que las mujeres TLP acaban en el sistema de salud, los hombres acaban en la cárcel”, explicó Lafogannis.

Características para reconocerlo

Por lo general, las personas con trastornos de la personalidad no son conscientes de que su comportamiento o sus patrones de pensamiento son inapropiados. Por el contrario, a menudo creen que ellos tienen un funcionamiento normal y correcto. “Cuando los pacientes con trastornos de la personalidad buscan ayuda por sí mismos, tienden a creer que sus problemas están causados por otras personas o por una situación particularmente dificultosa”, detalló.

Entre las características de la personalidad límite podemos mencionar:

– Inestabilidad en la percepción de su propia imagen.

– Inestabilidad en su humor, comportamiento y en sus relaciones interpersonales (que a menudo son tormentosas e intensas).

– Estas personas se consideran a menudo privadas de los cuidados necesarios durante la niñez, por lo que se sienten vacías, furiosas y merecedoras de estos cuidados.

– Muestran cólera inapropiada e intensa, acompañada por cambios extremos en su visión del mundo, de sí mismas y de otras.

– A veces pierden de tal modo el contacto con la realidad que tienen episodios breves de pensamiento psicótico, paranoia y alucinaciones.

Origen

La posible separación o pérdida parental (abandono en la niñez o adolescencia); un una implicación parental alterada (vida familiar disociada, comunicación deficiente en la familia); y/o el abuso físico, psicológico o sexual durante la infancia se encuentran entre las causas de tipo psicosociales.

En tanto, entre los factores genéticos que determinan el trastorno borderline, se pueden mencionar los antecedentes familiares psiquiátricos, expresados a través de disfunciones neurobiológicas y/o bioquímicas.

El TLP se puede manifestar antes de los 25 años, pero los años de mayor virulencia son entre los 18 y los 35. “No hay datos precisos de cuántos adolescentes tienen síntomas del trastorno en nuestro país, lo cual es grave y preocupante siendo una patología que tiene inicio en esa etapa de la vida y que, si es identificada y tratada a tiempo mejora considerablemente su pronóstico”, explica la especialista.

Y finalizó: “Los chicos dan señales claras, se emborrachan, se lastiman (cortes autoinfligidos, quemaduras, excesos de piercings y tatuajes, trastornos de alimentación, etc.)”.
(Infobae Saludable)

FUENTE: tandildiario.es en 2012

Uso de cookies y responsabilidad de usuario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario (aquí la política de cookies). El consumo del contenido de esta web ha de hacerse responsablemente dadas las características de la autolesión (aquí los beneficios, riesgos y medidas para prevenirlos). Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de las cookies, así como de los posibles riesgos y beneficios del consumo de esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest