3. Familia y amigos

Relatos

Es muy difícil tanto para la gente que se auto-lesiona como para sus padres y amigos abrir el tema de la auto-lesión.  Sin embargo, se ha constatado que si se logra hablar de manera positiva sobre el tema, todos se benefician.

En la sección de Familia y Amigos puedes encontrar información sobre el porqué es difícil enterarse que un ser querido de hace daño, y que hacer al respecto.  También de porqué es tan difícil para una persona que se auto-lesiona abrir el tema.

En la sección de Viviendo con AL se constata que la conducta de auto-lesión afecta tanto al que la hace como a los de su alrededor, y cómo logrando hablar de ello, ayuda a mejorar las relaciones interpersonales; también es una ayuda para que la persona que se auto-lesiona empiece a considerar opciones diferentes a hacerse daño.

 En esta sección los invitamos a compartir con todos nosotros los logros, los miedos y sugerencias para platicar sobre la auto-lesión, escribiendo en el Blog o a actividades@asefo.com

 

Empezamos por la experiencia y reflexión que hace Conchita sobre el tema:

Yo pues os diría a la gente que estéis pasando por esto pues que lo contarais a vuestros padres, tengáis la edad que tengáis, porque ellos lo tienen que saber y que no os tienen que reprimir nada ni culpabilizar de nada, solo escucha y recibir todo el apoyo. Porque autolesionarse puede llevar incluso a la muerte.

Necesitamos todo le apoyo del mundo. Y a los padres que lo escuchen y le diga su propio hijo/a esto, pues que lo trate con el mejor cuidado posible, sin agobiarlo claro está, y que lo apoye en todo, porque los reproches no sirven para nada sólo para ponerte peor. Apoyar a sus hijos en todo y buscar buenos especialistas y si sus hijos les dicen por favor que no les agobien, no lo hagan, porque pueden seguir con lo mismo .

Como padre es muy difícil enterarse que un hijo se hace daño propositivamente y que aunque se le pida que lo deje de hacer, lo sigue haciendo. El Sr. J.A.P. nos cuenta:

Cuando me enteré que J. llevaba varios años cortándose me enojé mucho y le pedí que lo dejara de hacer.  Lo siguió haciendo.  Sentí que lo hacía para desafiarme, para castigarme.  Cada vez que se cortaba me enojaba más y más, incluso le llegué a pegar de la furia que sentía.

Por cosas del destino, me enteré del sitio de auto-lesión y empecé a entender a mi hijo.  Me di cuenta que con gritos y golpes no le estaba ayudando, que mi enojo se debía a que me dolía intensamente su sufrimiento y me sentía impotente ante el dolor, tanto suyo como mío.

Yo no creía en los psicólogos, pero no tenía a donde ir.  Acabamos de empezar la terapia y siento que por lo menos estoy haciendo algo para ayudar a mi hijo, que es entender porqué tiene la necesidad de cortarse y porqué le es tan difícil dejar de hacerlo.  El psicólogo me dijo que poco a poco mi hijo aprenderá otras formas para manejar su dolor que no sea a través de la auto-lesión.

Otra situación que es muy difícil para los padres es el tener que guardar silencio sobre la condcuta de sus hijos, sufrir en silencio.

En el caso de M:

Mi hija, guarda su secreto del problema que tiene, no quiere compartirlo con nadie y menos con su familia.

Eso pone a los padres en una situación muy delicada, ya que mientras no pueden palticar y compartir por lo que están pasando, va a ser más difícil poder ayudar a sus hijos.

Los padres tratan, como en el caso de M, de ayudar a sus hijos apra que sean felices

No sabía porque mi hija cuando era pequeña se tiraba de los pelos o se daba cabezazos contra la pared. Hoy tiene 19 años y sigue haciendo daño cuando está en cólera y la rabia le provoca arañarse, golpearse y lo último cortarse común cristal que rompió de un puñetazo (ella dice que fue un accidente). Dice que en el momento que se hace daño, olvida o alivia la tensión que está sufriendo.
La verdad, es que nosotros los padres sufrimos muchísimo y siempre estamos intentando averiguar cada día, la forma de que ella sea feliz un día sólo o que sepa lo que es sentirse bien.
Está diagnosticada TPL, actualmente toma tratamiento, ya no le veo tantos moratones ni raspones, sin querer siempre la estoy observando sin que ella se de cuenta.
La quiero tanto…gracias

Ara nos escribió que como hijo, da miedo que sus padres se enteren que se hacen daño:

Yo no les kiero decir pk me van a castigar y ya no me van a kerer.  Si les pido ir al sicólogo se van a dar cuenta ke estoy mal y piensan ke el sicólogo es para locos.  Si me dejan de kerer prefiero morirme.

También es difícil animarse a contarle a las amigas, explica Vero:

Me estoy quedando sin amigas porque piensan que soy rara.  No es eso, es que cuando me siento mal prefiero estar sola para poder cortarme.  Pensé en contarles que me corto, pero el otro día estaban criticando a una compañera que vomita después del recreo y yo no quiero que me critiquen, porque le van a decir a todos y entonces ya no voy a poder ir a la escuela.  Me siento muy sola y no se como explicarles a mis amigas que no estoy loca.

Como madre una se llega a sentir impotente y frustrada ante la situación, sin saber qué hacer:

Tengo un hijo que se empezó a autolesionar, ya van dos oportunidades de cortes en los brazos. Al principio me angustié mucho, luego me dio rabia de lo que había hecho, pregunté motivos y no contestó, mi ira fue tal que le pegue ya que no lo quería ver en esas condiciones, que era un niño inteligente, precioso que lo quería mucho, lloré junto a él, el me dijo que no me quería. Siento algo de culpa ya que trabajo muy duro. Pueden leer mi testimonio.

Más relatos personales pinchando Aquí

Les agradeceremos mucho que nos manden su experiencia y sus opiniones, ya que de esta forma podemos entender por lo que pasan nuestros seres queridos ¡¡ GRACIAS!!  actividades@asefo.com


Volver a 3. Familia y Amigos
Regresar a Guia Autolesion


Ultima actualizacion: 2 Octubre, 2015 a las 18:52